Comunicación Salud Siglo XXI

Actualidad

Cigarrillos electrónicos y otras alternativas al tabaco: ¿son inocuos?

Cada vez hay más productos en el mercado que se venden como alternativa al tabaco y se promocionan como inocuos. Te contamos cuáles son y por qué no resultan inofensivos para la salud como sugieren

 

La industria tabacalera ha evolucionado en el desarrollo de productos alternativos para mantener el consumo y atraer nuevos clientes. Seguramente has oído hablar de alguno de ellos, pero ¿los conoces? ¿Crees que son menos dañinos que el cigarrillo tradicional? En este artículo repasamos cada uno y te contamos todo lo que debes saber para cuidar tu salud respiratoria.

Los cigarrillos convencionales, es decir, los que combustionan, además de tabaco, contienen sustancias químicas añadidas, un filtro y una cubierta de papel. Las personas que fuman se exponen a más de 7.000 sustancias químicas cuando inhalan el humo de los cigarrillos y exponen a este humo a las personas de alrededor.

La nicotina contenida en el tabaco es una sustancia sumamente adictiva, y el consumo de tabaco, uno de los principales factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como de más de 20 tipos o subtipos de cáncer y otras enfermedades.

Además, no se trata solo de un hábito mortal para los fumadores, sino que también puede serlo para las personas expuestas al humo del tabaco. El tabaquismo pasivo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), provoca anualmente 1,2 millones de muertes. Cada año fallecen 65.000 niños por estar expuestos a este humo, y el consumo del tabaco durante el embarazo puede ocasionar problemas de salud permanentes a los bebés.

Las nuevas formas de consumir tabaco

El consumo de tabaco tiene un coste económico muy alto en lo que a gastos en salud y pérdida de productividad se refiere. Sin embargo, no paran de emerger nuevas formas y dispositivos de consumo. Cada vez son más los productos que encontramos en el mercado como alternativa al tabaco y que son vendidos como inocuos, pero nada más lejos de la realidad. Hablemos de algunos de ellos.

🔶 Cigarrillos ‘light’ o enrollados a mano

  • Algunas personas creen que por ser lights o bajos en alquitrán son menos nocivos para la salud, pero esto no se ha demostrado.
  • El tabaco de liar tampoco se ha comprobado que sea más seguro, incluso parece que aumenta el riesgo de cáncer laringe, esófago, boca y faringe.

🔶 Cigarrillos mentolados

  • Los cigarrillos mentolados tampoco son más seguros que los que no tienen saborizantes.
  • El hecho de ser más fácil de inhalar el humo, por el efecto refrescante del mentol, hace que se inhale más profundamente y se mantenga el humo dentro durante más tiempo, lo que es muy peligroso.

🔶 Puros o puros pequeños

  • En este caso, tan solo un puro puede tener la misma cantidad de tabaco que una cajetilla completa de cigarrillos.
  • Los puros, independientemente del tamaño, son tabaco, y el humo que producen contiene las mismas sustancias nocivas que el humo de los cigarrillos.

🔶 Cigarrillos electrónicos

  • Su uso es referido como vaping o vapeo y son infinitas las formas, tamaños y modelos en las que podemos encontrarlos (vaporizadores, e-cigs, sistemas de tanques, JUUL…). En todos ellos el líquido que se pone en su depósito es calentado hasta crear un aerosol al que suele llamarse “vapor”.
  • Este “vapor”, al no ser realmente “vapor de agua”, no es inofensivo. El principal componente de este aerosol es el glicol de propileno con saborizantes, que puede ser peligroso. Además, contiene nicotina y otras sustancias adictivas que pueden dar lugar a enfermedades cardiopulmonares y muchos tipos de cáncer.
  • Aunque son necesarias más investigaciones para conocer los efectos a largo plazo, hay estudios en los que se hablan de enfermedades pulmonares graves en personas que utilizan estos dispositivos, llegando incluso a la muerte.
  • En diferentes entornos se están vendiendo como un dispositivo que ayuda a dejar de fumar, pero no hay suficiente evidencia que nos indique que así sea.

🔶 Cigarrillos ‘clove’ (‘kreteks’)

  • Son cigarrillos importados de Indonesia que contienen, además de tabaco, clavillo molido, aceite de clavillo y otros aditivos.
  • Los cigarrillos clove kreteks son consumidor principalmente por los jóvenes que provocan que estos se vuelvan adictos a la nicotina.
  • A falta de más investigaciones, las personas que consumen este tipo de cigarrillos tienen 20 veces más riesgo de padecer problemas pulmonares que los que no lo hacen.

🔶 ‘Bidis’ o ‘beedies’

  • Son cigarrillos con sabores procedentes de la India y otros países del sureste asiático. Su alto contenido en nicotina produce una mayor toxicidad en las personas que lo fuman.
  • Aunque los beedies contienen menos tabaco que un cigarrillo normal, aportan de 3 a 5 veces más nicotina, además de alquitrán y dióxido de carbono.
  • Los bidis producen los mismos efectos nocivos sobre la salud que los cigarrillos normales aumentando la adición.

🔶 Pipas de agua o ‘hookahs’

pipas de agua vs tabaco normal
Imagen: Christo Anestev
  • Tienen su origen en Asia y Oriente Medio. Se utiliza una pipa para la combustión del tabaco que se mezcla con diferentes sabores. El humo con sabor se inhala a través de una manguera larga. La mezcla de tabaco (shisha) es calentada con carbón, el cual, por sí solo, ya produce monóxido de carbono y otras toxinas.
  • El humo de estas pipas contiene toxinas como monóxido de carbono, nicotina, alquitrán y metales pesados en concentraciones que son tan o más altas que las encontradas en el humo del cigarrillo.
  • Varios tipos de cáncer, incluyendo el de pulmón, se han relacionado con su consumo, además de enfermedades cardiacas, bronquitis, enfisema. También hay un riesgo de transmisión de enfermedades al compartir las pipas.
  • También producen humo de segunda mano, tanto por el tabaco como por el carbón utilizado para la combustión, por lo que puede ocasionar problemas a las personas de alrededor.

🔶 IQOS

  • Se trata de un dispositivo relativamente nuevo que calienta el tabaco sin quemarlo, por lo que se vende como un producto más seguro que el tabaco, ya que las sustancias químicas creadas en el calentamiento son menores que las que se forman al quemarse.
  • El dispositivo tiene una unidad de tabaco desechable llamada heet que contiene el tabaco molido y comprimido y se introduce en el soporte electrónico. Cada heet tiene más o menos la misma nicotina que un cigarrillo, y libera un aerosol que el usuario inhala y que también afecta a las personas de alrededor.
  • Este aerosol contiene nicotinasustancias químicasaditivos saborizantes.

¿Qué tipo de tabaco es más saludable?

Tal y como dice la American Cancer Society: «No existe ningún producto del tabaco que sea seguro. No consumir ningún tipo de tabaco es la mejor manera de mantenerse saludable».

No nos dejemos engañar por las publicidades engañosas y mantengámonos lo más alejados posible del tabaco. En el caso de que fumes y quieras dejarlo, consulta con tu médico de confianza o profesionales especializados en salud respiratoria. En la web de Lovexair encontrarás información ampliada sobre este tema y una Guía para Dejar de Fumar.

 

Extraido de consumer.es

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *