Las caídas personas mayores de 65 años se producen mayoritariamente en mujeres (70%), durante el día (78%), en el hogar (6 de cada 10, un 65%), sobre todo, en el dormitorio (36%), baño (12%) y la cocina (11,6%), y se originan en mayor medida (58%) debido a causas extrínsecas, es decir, suceden durante la actividad diaria de los mayores y su interacción con el entorno. Tropezones, resbalones, distracciones y mareos son las principales causas de las caídas.

Estos son algunos de los datos que se desprenden del informe ‘Caídas en personas mayores. Estudio FALL-ER: registro multicéntrico de personas mayores de 65 años atendidas por una caída en servicios de urgencias españoles’, elaborado por Fundación MAPFRE con el objetivo de estudiar sus características, circunstancias, causas y consecuencias inmediatas.

Se han estudiado de las caídas que sufrieron 1.610 personas y los resultados adversos en 1.388 de ellas durante los seis primeros meses después de producirse. Han participado en el informe los Servicios de Urgencias Hospitalarias de cinco hospitales:

  • Clínico San Carlos de Madrid
  • Hospital General de Alicante
  • Clínic de Barcelona
  • Bellvitge de Barcelona
  • Hospital Central de Asturias

El 15,4% de las caídas se debe a factores intrínsecos, entre otros, a un síncope, pérdida brusca y temporal de la conciencia y tono postural (26,5%), trastorno de la marcha (25,5%), déficit visual (12,6%) y medicación (7%). En un 10% intervienen factores tanto intrínsecos como extrínsecos y en un 14% de los casos se desconoce el motivo.

Entre las características más frecuentes de estas personas que entran por la puerta de urgencias por este motivo destaca el hecho de que viven solas (20%), no están acompañadas en el momento de la caída (75%), no pueden levantarse por sí mismas cuando sufren esta situación (66%); y han sufrido un percance similar en los 12 meses anteriores (25%).

Este estudio de la Fundación MAPFRE también destaca que sufren enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión (70%); enfermedades de tipo osteoarticular, como la artrosis (47%); y presentan síndromes geriátricos, como la baja agudeza visual (61%) y la depresión (31%), entre otros.

Las caídas incrementan la mortalidad y el deterioro funcional

Un factor importante es que las caídas incrementan la mortalidad. En concreto, el 1,6% mayores que ha sufrido un percance de este tipo fallece como consecuencia directa de la caída y 1 de cada 10 mayores lo hace a los 6 meses del alta (11%), lo que pone de manifiesto que la probabilidad de fallecer que tiene un mayor de 80 años se incrementa hasta siete veces cuando ha sufrido una caída.